¿Refrescos saborizados?

En estos tiempos llenos de prisa, muchas veces optamos por refrescos saborizados antes que jugos o zumos naturales. Estos refrescos no son buenos para la salud; sin embargo, su consumo va en aumento. Etudios recientes han demostrado que no solo son negativos para la salud por la gran cantidad de azúcar que contienen, sino también afectan al corazón. La obesidad es la enfermedad crónica que crece con más rapidez en el mundo y mata a casi 3 millones de adultos cada año.

Según el Foro Económico Mundial, la obesidad (y las enfermedades que la acompañan como la diabetes y las afecciones cardiacas) ahora causan más muertes que el hambre y esto representa grandes retos para los gobiernos, la economía mundial y los sistemas de salud pública. En 2013, varias sesiones de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) presentaron datos recolectados del “2010 Global Burden of Diseases Study”, donde los investigadores lograron asociar la muerte de 180,000 personas en todo el mundo al consumo de refrescos, bebidas deportivas y jugos procesados (o bebidas de frutas).

Una vez más, Latinoamérica tuvo el mayor porcentaje de muertes por consumo de estas bebidas azucaradas: 38,000 muertes por diabetes y el Sureste asiático así como Asia central tuvieron la mayor cantidad de muertes por problemas cardiacos relacionados al consumo de estas bebidas también (11,000). Estos productos contribuyen a desarrollar enfermedades como diabetes, cáncer y problemas cardiacos. Esto devela que las enfermedades cardiovasculares aumentan a medida que el consumo de azúcar aumenta también.

En el estudio, participaron 85 adultos de entre 18 y 40 años, que consumieron diferentes dosis de jarabe de maíz de alta fructosa durante 15 días. Los hombres además, son más susceptibles que las mujeres a desarrollar estas enfermedades y con sólo tomar una bebida al día, el riesgo se incrementó en un 20% (además del aumento también en los niveles de lípidos en la sangre y problemas de inflamación).

Los refrescos, bebidas azucaradas, jugos procesados, tés enlatados y demás productos que encontramos al alcance de toda la familia en nuestra vida diaria con contenidos elevados de azúcar no sólo afectan lo que ya mencionamos, sino muchas otras áreas de nuestro cuerpo y nuestra salud. Algunos ejemplos de estas afecciones generadas por este tipo de bebidas azucaradas son:

  • Caries y problemas dentales (así como efectos abrasivos que hacen que los dientes pierdan su esmalte y se desgastan).
  • Síndrome del Intestino Irritable.
  • Aumento en la presión arterial o presión sanguínea.
  • Aumento en el riesgo de desarrollar cálculos renales y daños en los riñones y/o
  • Riesgo de desarrollar osteoporosis (específicamente con el consumo de bebidas de cola y no de otros sabores).

Cuando consideras que las bebidas azucaradas aumentan tu riesgo de desarrollar varios problemas de salud, incluyendo enfermedades cardiovasculares y que el riesgo para estas puede iniciarse consumiéndolas incluso durante dos semanas solamente, vale la pena evitarlas. La Asociación Americana del Corazón recomienda que los adultos no consuman más de 450 calorías por semana provenientes de bebidas azucaradas (basado en una dieta de 2,000 calorías). Obviamente, el consumo de bebidas azucaradas no es lo único que afecta tu salud.

Una alimentación sana y balanceada, hacer ejercicio regularmente (mínimo 30 minutos de actividad física mínimo tres a cinco veces a la semana) y mantener un peso saludable también son muy importantes. Acostumbra a los niños desde pequeños a beber agua. Fuente: Vida y Salud.

comments powered by Disqus