La prevención: no más enfermedades

Es común escuchar sobre enfermedades contra las que ya no pueden hacer nada pues las han detectado demasiado tarde. Para evitar que suceda algo así es fundamental que tengamos en cuenta que la prevención es la mejor forma de evitar futuras complicaciones.

Un método de prevención muy común e importante, sobre todo para los más pequeños, es la vacuna. Las vacunas producen anticuerpos en el organismo que incrementan y generan un sistema de defensa inmunológica.

Otra forma de prevención es incorporar hábitos en nuestra vida diaria como tener una higiene adecuada, tomar una ducha diaria y lavarnos o desinfectarnos las manos constantemente evita posibles infecciones. Asimismo, el desinfectar el baño constantemente y el lavar la ropa de la cama son formas de prevenir la presencia de parásitos que desean ingresar en nuestro organismo.

Finalmente, tenemos que ser precavidos a la hora de preparar nuestras comidas. Es importante que lavemos los alimentos antes de cocinarlos y nos aseguremos que se encuentren en buen estado. Además de una dieta balanceada que nos permitirá tener las suficiente cantidad de nutrientes y vitaminas que nuestro cuerpo necesita para no enfermar.

OJO: Un chequeo médico anual nos ayudará a detectar enfermedades oportunamente y, de esta manera, poder combatirlas a tiempo.

 

comments powered by Disqus