La importancia de mantenerse hidratado

Beber agua es necesario para que el organismo funcione correctamente. Ayuda a distintos procesos del organismo como la digestión, absorción y distribución de nutrientes, transporte y desecho de elementos tóxicos.

Además, el agua lubrica las articulaciones, aumenta la resistencia de los ligamentos, regula la temperatura corporal y mantiene los niveles adecuados de acidez en el cuerpo. Por si fuera poco, beneficia la pérdida de peso porque reduce el apetito, controla el hambre y ayuda al organismo con el metabolismo de la grasa acumulada.

Por eso, es recomendable consumir entre 2 y 2,5 litros de líquidos al día, evitando, en lo posible, bebidas azucaradas. También es oportuno incluir en la dieta, alimentos ricos en agua como las frutas y verduras. Igualmente, es fundamental evitar la sensación de sed tomando agua durante el día, ya que cuando esta sensación aparece quiere decir que se ha producido cierto nivel de deshidratación en el cuerpo.

comments powered by Disqus