El lado oscuro de las gaseosas

Las bebidas gaseosas contienen enormes cantidades de azúcar refinada en su composición. Este tipo de sustancias son nutrientes deficientes que favorecen la expansión de tumores en el organismo y el aumento de la grasa corporal.

De tal manera que, por cada gaseosa que consumimos, la probabilidad de desarrollar obesidad incrementa 1.6 veces.

A continuación, les contamos cuáles son las consecuencias más perjudiciales del consumo de gaseosas:

Afecta seriamente al sistema cardiovascular.
Aumenta en un 80% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.
Incrementa el sodio general de la dieta y reduce nuestra habilidad de absorber el potasio, lo que en muchos casos genera asma.
Veinte minutos después de beber una gaseosa, el nivel de azúcar en la sangre incrementa rápidamente causando una explosión de insulina. El hígado responde convirtiendo el azúcar en grasa.
Cuarenta minutos después, la absorción de cafeína termina. Las pupilas se dilatan, la presión sube, y como respuesta, el hígado lanza más azúcar a la sangre.
Contienen ácido fosfórico y una dieta con altos niveles de fosfato se ha relacionado con el rompimiento de huesos y una probabilidad más alta de desarrollar osteoporosis.

comments powered by Disqus