El embarazo y el ejercicio

Hacer algún tipo de ejercicio físico durante el embarazo es beneficioso para la mayoría de mujeres. Lo ideal es empezar cuando el médico confirme que no existe contraindicación para hacerlo.
Una vez así, se puede iniciar siguiendo ciertas recomendaciones que dependerán del estado físico de cada mujer. Si el embarazo no es considerado de alto riesgo, entonces es posible empezar un régimen de ejercicios físicos leves o moderados:
• Caminar: Es la mejor actividad para las embarazadas porque es segura, fácil de practicar y proporciona beneficios cardiovasculares. Es perfecta, incluso, si la mujer no practicaba ejercicio antes del embarazo.
• Natación: Excelente actividad, ya que permite trabajar todo el cuerpo poniendo poca presión sobre las articulaciones. Además, tiene la ventaja de brindar sensación de ligereza en el agua, lo cual alivia de manera temporal la incomodidad provocada por la barriga durante los últimos meses del embarazo.
• Yoga prenatal y estiramiento: Estas dos actividades alivian la tensión y ayudan a mantener el cuerpo flexible y fuerte.
La actividad física durante el embarazo ha demostrado ser beneficiosa tanto para la madre como para el bebé. A nivel materno es beneficioso porque:
• Alivia los dolores de espalda.
• Mejora la postura.
• Fortalece y tonifica los músculos de la espalda, los glúteos y muslos.
• Ayuda a dormir mejor al aliviar el estrés y la ansiedad.

comments powered by Disqus