Cuidado con la obesidad infantil

En muchas ocasiones, los padres tienden a pensar que si un niño es gordito es porque está sano. Si bien es cierto, es normal que los niños incrementen su peso a medida que crecen, no es normal que acumulen libras de más. Si así sucede sin control, pueden sufrir de obesidad infantil, una enfermedad seria que puede traer muchas complicaciones en el futuro, como diabetes, presión arterial alta y colesterol alto. En resumidas cuentas, la obesidad infantil es un camino seguro a una adultez con problemas de salud.

¿Qué hacer para evitar esta enfermedad? Si piensas que tu hijo podría tenerla, lo más recomendable es consultar con un médico, quien determinará si su peso es adecuado para su altura.

Por lo general, las principales causas de obesidad infantil es que los niños comen mucho y se ejercitan poco, además de factores genéticos, familiares, psicológicos y socioeconómicos.

No solo existen problemas de salud que conlleva la obesidad, sino también dificultades emocionales por las que atraviesa un niño en estas condiciones; por ejemplo, está más propenso a tener baja autoestima y a ser molestado por sus compañeros de clase. La baja autoestima causa depresión y sentimientos de soledad. Es importante tener en cuenta que la depresión infantil es tan seria como la de los adultos. Puede causar niveles altos de ansiedad, bajo rendimiento escolar y problemas para socializar con los demás.

Si notas estos síntomas en tus hijos, debes tomar medidas al respecto, como empezar un programa de ejercicios, dieta, e incluso el hablar con un psicólogo que lo motive.

Dales a los niños un buen ejemplo respecto a la práctica de ejercicios y la buena alimentación es lo mejor para prevenir la obesidad infantil. Además, es recomendable llevarlos al doctor una vez al año para sus evaluaciones correspondientes. Recuerda que la obesidad infantil es un problema serio y no se debe tomar a la ligera.

comments powered by Disqus