¿A quién no le gustaría vivir más?

El tiempo pasa y envejecer es algo inevitable. Sin embargo, la forma y la calidad de vida dependen exclusivamente de cada uno. El tiempo avanza pero con buenos hábitos es posible hacerlo avanzar “más lento”.

A partir de cierta edad se pierde musculatura, la movilidad y los reflejos empiezan a disminuir, el corazón va perdiendo su capacidad para bombear sangre y oxígeno. Asimismo con el tiempo, las personas limitan su actividad física, un gran error, y empiezan a aumentar de peso.

Diversos estudios a nivel mundial han dado como resultado que, por lo menos, treinta minutos de ejercicio al día pueden ayudar a una mejora considerable de la esperanza de vida.

Independientemente de la edad o del género, la actividad física es saludable desde todo punto de vista. Es cuestión de preferencias: caminar, montar bicicleta, ir al gimnasio, salir a correr, practicar algún deporte, incluso subir y bajar escaleras.

¡La clave es la constancia, comienza hoy!

comments powered by Disqus