Las conservas tienen dos siglos de historia

Hace más de doscientos años, el Directorio bajo el mandato de Napoleón ofreció un incentivo monetario a aquella persona que pudiera descubrir la forma de preservar alimentos de manera independiente al clima, esto para mantener comestibles en buen estado para las tropas de guerra.

En 1803, Nicolas Appert descubrió que gracias a la cocción los alimentos se podían esterilizar y conservar, el envase más utilizado para esto fue la botella de champán. Si bien estas botellas contaban con un sello hermético y aguantaban cambios de temperatura, la principal desventaja era que, al ser de vidrio, se rompían con gran facilidad.

Es así que, luego de algunos años, a un comerciante llamado Peter Durand se le ocurrió la idea de colocar la comida en un envase de hojalata y nació la famosa lata de conserva, cuyo uso se extendió rápidamente por Europa. Actualmente, esta lata permite que diversos productos puedan ser consumidos en cualquier época del año, manteniendo su frescura.

comments powered by Disqus