¿Cómo comprar pescado fresco?

El pescado es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico que presenta una gran proporción de ácidos grasos insaturados, vitaminas y minerales. Sin embargo, si no se mantiene fresco, los microorganismos y enzimas propias de este, pueden descomponerlo y degradar las proteínas y demás componentes nutricionales.

Para que evites intoxicaciones y problemas estomacales toma nota de estas características para reconocer que el pescado se encuentra fresco:

• Olor: Un pescado debe tener poco o ningún olor. De lo contrario, significa que no es tan fresco o ha sido mal refrigerado.
• Carne: Si está fresco, su carne debe ser firme. Si al presionarlo con el dedo, la carne se recupera con su forma original, es fresco. En cambio, si la huella del dedo permanece, está a punto de descomponerse. Tener en cuenta que el vientre no debe estar abultado.
• Ojos: Estos deben ser claros y abultados, pero si están descoloridos o rojos, significa que el pescado ha envejecido algunos días y está cerca de la descomposición.
• Escamas: Las escamas de un pescado fresco están ajustadas en la piel, no se despegan con facilidad, tampoco se desprenden o se secan. Además, tienen un brillo que permite reflejar la luz a simple vista.
• Branquias y aletas: Las agallas deben ser de color rojo o rosado, no gris o marrón. No debe haber barro cubriéndolas. Las aletas deben estar intactas, húmedas y resistentes a ser tiradas.

comments powered by Disqus